Así se combinan los vinos con las carnes

En el mundo del vino todos somos muy libres de combinarlo con lo que queramos. Pero está claro que los estudios dicen que la regla básica es acompañar la carne con vino tinto, pero no es tan sencillo. El tipo de carne, su preparación y la salsa influyen en el vino que se va a escoger. Aquí, te ofrecemos consejos para saber combinarlo.

Buey

Una de las mejores carnes es la de buey. Aunque ya sabes que ahora nos quieren dar buey por vaca, es decir, muchos restaurantes te ofrecen carne de buey sabiendo que no se trata de ello. Hay que tener mucho ojo porque es el fraude de la carne de lujo. Si vas a comerlo, necesitarás un vino graso y robusto que haga resaltar ese sabor a carne tan característico que tiene. Suelen encajar muy bien los vinos que tienen larga crianza, y por ende, también los más caros.

Ternera

Aquí es muy fácil. El color de la carne de ternera nos indicará el vino a elegir. Cuanto más blanca sea la carne, más tierna resultará y más delicado tenderá a ser su sabor, por lo que necesitará en consecuencia un vino de mayor ligereza.

Cerdo

El cerdo se puede cocinar de mil maneras, por eso para combinar depende de su cocción. Para un cerdo hecho a la barbacoa, la típica fiesta que se hace con amigos en el jardín, hay que escoger un vino seco y joven, que complemente bien con las notas que da el carbón. El cerdo asado al horno exige un vino con mucho cuerpo. Un cerdo servido con una salsa suave o salsa dulce se integrará perfectamente con un vino joven, seco o semiseco.

Cordero

Si decide acompañarlo con una salsa de contraste, sea parco con las cantidades, pues suele ser una combinación problemática con la mayoría de los vinos. Los vinos muy frutales suelen ser un acompañamiento casi perfecto. Con el cordero más maduro es más conveniente servir vinos más profundos, complejos y ricos en matices, evitando unos niveles de tanino o acidez demasiado elevados.

Jamón

Llegamos al rey de la cocina nacional. Los vinos corpulentos y aromáticos armonizan divinamente con todo tipo de embutidos. Ahora bien, si es un jamón de esos de categoría suprema, lo mejor es tomarlo sin nada. Saborea el jamón porque fuera de España lo siguen considerando un manjar.

Salchicas

Un vino maduro, con mucha fruta y corpulencia, harán de él un estupendo acompañamiento para casi todos los tipos de salchichas.

Seguro que con esta guía, te vas a convertir en el mejor sumiller de las comidas en tu casa, o cuando salgas a comer de restaurantes. Ahora bien, lo que también hay que tener en cuenta, porque es tan vital como la elección del caldo, es el momento de elegir el recipiente. Cada vino, es más cada bebida, tiene que ir en su copa correspondiente. Por eso, recomiendo visitar Export Cave, una empresa que se dedica al diseño y comercialización de productos para el sector de bebidas, hostelería y catering desde 2005.

Tienen un completo catálogo de armarios para vino, cubiteras de diseño, copas, decantadores, accesorios. Así pues, si ya sabes elegir el vino para carne y encima el recipiente, ya estás preparado para todo.