Actualiza tu carnicería gracias a la tecnología

No hay nada en nuestra sociedad que se escape a la revolución digital que estamos viviendo. Algunas personas, y ya de edad, leen el periódico a través de las tabletas, otros compramos los regalos a través de la red, donde no deja de subir el comercio, otros planean los viajes gracias a internet, e incluso muchos son los supermercados en los que ya se puede hacer la compra a través de su página web. Es por esto que os recomendamos que, gracias a los productos tecnológicos de Comercial Chamen, integréis también las TIC en vuestro negocio de carnicería, para que no os quedéis atrás.

Y es que ya se sabe que hay que poner toda la carne en el asador, nunca mejor dicho en este caso, para que un negocio funcione en la actualidad, donde la competencia por la calidad y los mejores precios sale de sitios insospechados. Cuando se trata de productos cárnicos, por ejemplo, no hay más que ver lo que cobran algunas grandes superficies por sus bandejas de comida, y a veces hasta ya preparada y lista para simplemente calentar y servir, por lo que quedarnos atrás no es una opción.

Afortunadamente, los negocios de productos de este tipo tienen una ventaja frente a los demás que les hace destacar por encima de todo: su calidad. La gente quiere ver el género. Mientras compramos un paquete de galletas por internet, o incluso el champú o el detergente para la ropa, la comida fresca sigue entrándonos más fácilmente por los ojos. ¿Quién no se ha puesto alguna vez a escoger la fruta de toda la que hay en el expositor para llevarse aquella que mejor pinta tiene? Incluso hace poco vimos como en un pueblo de Andalucía se tiraban montones y montones de cebollas porque no tenían la pinta que el mercado exigía para venderlas bien.

Pues bien, con esto tenemos mucho ganado. La gente que quiere carne de calidad va a seguir yendo a la carnicería y a su carnicero de confianza para adquirirla, pero la clave está en que con las nuevas tecnologías se lo podemos poner todo mucho más sencillo y facilitarles la compra.

Por ejemplo, para las personas mayores que no tienen una buena agilidad o que incluso no pueden cargar con el peso, lo mejor podría ser que nos comprásemos un aparato GPS y ofreciésemos el llevarles la compra a casa un par de veces al día para encontrar la hora que mejor les viniese para recibirla. Pero como cada uno de los clientes tiene unas necesidades diferentes, quizá aquellos que confíen ya en nuestros buenos productos quisieran tener un teléfono o un número de whatsapp al que poder encargar sus pedidos y después recibirlos en casa de manera cómoda.

¿Por qué no darnos a conocer para nuevos clientes?

Pero además, como todo aquello que no está en la red parece no existir, podíamos intentar abrir una página web. Comprar una cámara de fotos y tomar imágenes de nuestros mejores productos puede ser una buena forma de empezar. Con un buen diseño y un correo electrónico para dejar las dudas o los pedidos, podemos potenciar nuestras ventas. Y es posible hacerlo todavía más si posicionamos bien nuestra página web en los buscadores gracias a los profesionales de SeoSem, quienes se encargar, a través de las técnicas SEO y SEM y de poner nuestro site en lo más alto de las búsquedas.